jueves, 6 de noviembre de 2008

El compromiso con la empresa


Perdonad si el título os obliga a tomar domperidona o metoclopramida para luchar contra las náuseas. Puede que incluso alguien necesite directamente ondansetron o algún otro antagonista de los receptores de 5HT tipo 3.

A mí, hoy, que no tenía ningún antiemético a mano, me ha costado contener el vómito cuando una compañera me ha hablado del "compromiso con la empresa" tras comentarle que voy a emigrar a otro pueblo donde no tenga que ver dos cupos.

Lo que me ha dicho, me ha hecho meditar durante largo tiempo sobre el "compromiso con la empresa", al menos he empleado 10 segundos para poder ordenar en mi mente los compromisos que tengo yo y que tiene la empresa:

- En primer lugar mi compromiso prioritario es conmigo mismo, con mi salud (ese estado de completo bienestar físico, mental...) y en segundo lugar con mi familia, después van los amigos y después va el trabajo. Pero, cuando pienso en el compromiso con el trabajo, no pienso en el compromiso con una empresa, puesto que yo no trabajo en una empresa con ánimo de lucro (esto es evidente porque habrían despedido ya a la mayoría de directivos incompetentes que tiene y a más de uno que se dedica a pasear carpetas todo el día), sino en una empresa pública con carácter de servicio público, y por tanto el compromiso es con los usuarios, pues como todos sabéis (porque así nos lo han inculcado -aunque ahora me doy cuenta que lo hacían con la boca chica-): "el usuario es el centro del sistema sanitario", y no "la empresa", ni el director del centro, ni el gerente del área, ni la consejera de salud, ni el presidente de la junta, ni el ministro de sanidad, ni el presidente del gobierno. Lo repito: "el usuario es el centro del sistema sanitario" y por tanto es a él a quien nos debemos.

- En segundo lugar medité sobre los compromisos de la "empresa". Mi empresa intenta inculcar a sus trabajadores que tienen un compromiso con su director de centro, que a su vez está comprometido con el gerente del área, que lo está con el gerente de la empresa, que lo está con la consejera, que lo está con el presidente de la Junta, que a su vez tiene un compromiso con un partido político, que como primera prioridad tiene autoperpetuarse en el gobierno (no digo que esto sea ilegítimo, aunque sus métodos ciertamente son inmorales, pues es lo que persiguen todos los partidos políticos), haciendo si hace falta demagogia barata, vendiendo humo a los usuarios y malgastando el dinero, aunque sea con medidas claramente perjudiciales, o simplemente ineficaces, que impiden emplear el presupuesto en medidas de eficacia comprobada. Para que lo entendáis, es como si un médico sólo se preocupase de complacer a sus pacientes, haciéndolos depender de él, para que siempre le estuviesen eternamente agradecidos, aunque estuviesen perfectamente sanos y jamás hubiesen necesitado de sus servicios: los asustará para que teman la enfermedad, los enviará de forma innecesaria a mil y un especialista, les recetará todo tipo de placebos y fármacos de ineficacia demostrada, malgastando dinero como si fuese infinito. Cuando quiere enviar a un paciente que de verdad lo necesita al especialista, la lista de espera es de 1 año y cuando quiere que a una familia con un hijo con una enfermedad crónica deje de costarle la enfermedad un 40% de su presupuesto familiar, no tiene nada que hacer, pues el presupuesto se esfumó en pirotecnia y cortinas de humo.

¿Donde me he dejado el compromiso de la empresa con los usuarios? Yo los he colocado en su sitio en mis prioridades, pero la "empresa" no los tiene entre sus prioridades, es más, yo me atrevería a decir que no los tiene. En todo caso entre sus prioridades tiene a votantes (que en su mayoría han tenido la fortuna de no necesitar nunca a la "empresa").

Para colmo, cuando un profesional, les explica a los usuarios como "funciona" la "empresa" y cuales son los cauces legales a seguir para hacer valer sus derechos, cuando uno les facilita copias del boletin oficial del estado o del boletin de la junta donde se detallan esos derechos que la "empresa" intencionadamente les oculta, te tratan como un apestado de la "empresa". Entonces te das cuenta de que el compromiso que ellos piden, es realmente con la "empresa" y no con el usuario. A eso, que yo hago a menudo, es a lo que los gerentes denominan "externalizar" los problemas de la "empresa".

Queridos compañeros, si alguna vez os han pedido compromiso con la empresa contestadles como yo: @$%Ç*!!!! (me he autocensurado). Y si sois vosotros los que sentís que tenéis un compromiso con la "empresa" no os olvidéis de ir provistos de ondansetrón, pues algún día un compañero os vomitará encima.

2 comentarios:

Alorza dijo...

Estamos de acuerdo y yo también lo repito: "el usuario es el centro del sistema sanitario".

Enhorabuena por este blog y por el portal que has montado en netvibes.

Anónimo dijo...

Soy Nieves, del grupo de apoyo a la lactancia. Totalmente de acuerdo contigo. Muy buen blog, lo anoto en mi lista de visitas, gracias.