sábado, 1 de noviembre de 2008

Modelo organizativo teórico de la atención primaria en pediatría



Cualquier socio de AEPap, puede acceder al borrador del modelo teórico de atención primaria a la la infancia que propone AEPap.

Os aconsejo que lo leais y aportéis sugerencias. Es el momento de hablar o callar para siempre.

El modelo, es muy bonito. Yo diría que precioso. Eso si, su belleza es inversamente proporcional a su factibilidad.

Cualquiera que, como yo, haya estado snifando pegamento en la EASP, sabe que cualquier proyecto debe ser estudiado desde el punto de vista de lo que es prioritario y de lo que es factible.

Así, por ejemplo, es prioritario que toda la población infantil tenga un pediatra, pero... (siempre hay un pero), no hay pediatras para toda la población infantil, a lo que se añade que el dinero no es elástico y lo que se gasta en chorradas no queda para gastarlo en cosas precisas, agravado porque la clonación de seres humanos (incluidos pediatras) está (de momento ¿?) prohibida. Es decir: factibilidad 0.

¿Porqué nos preocupamos de diseñar un modelo teórico? ¿Acaso nos hemos convertido en una especie de diseñadores de "concept cars" para las multinacionales del motor? Pues parece que sí. Y ¡oiga! que el modelo tiene unas líneas aerodinámicas buenísimas. El frontal y la trasera tiene unas curvas de vértigo. El problema de los concept cars es que nunca suelen pasar a producción. Se suelen exponer en los mejores salones del automóvil, cuestan una pasta y al final no sirven más que para publicitarse. Sin embargo, los fabricantes del motor, tienen otros modelos, que varían desde el modelo de lujo, al modelo utilitario, pasando por una completa gama para las más variopintas necesidades y que son los que pasan a producción, se venden y se usan.

Nosotros, de momento hemos hecho un concept car guapísimo, pero los pediatras de a pie, necesitan vehículos de verdad. Tal vez, vehículos distintos: limousinas en Madrid, todoterrenos en el alto guadalquivir y buenos utilitarios en Estepa o en Osuna.

Quizá, lo mejor hubiese sido comenzar por fabricar algún utilitario, mejor que comenzar por un concept car, del que no nos tenemos que preocupar por la gasolina que gasta, si nos homologarán o no las llantas, si las bisagras soportarán el peso de la puerta-cubierta única o si el precio de producción será tan elevado que no llegue a adquirirlo nadie. Pero... parece que no ha sido así.

En cualquier caso, no puedo acabar sin felicitar a los diseñadores de tan meravigliossa macchina y pedirles que si alguno sale a producción, cosa que no creo que ocurra, me reserven la primera unidad.

5 comentarios:

ana isabel dijo...

Te agradezco esa visión tan "chic" y te explico. Para lograr algo hay que intentar tener retos, tener proyección de futuro. Crea necesidades y tendrás /buscarás los medios. Quédate en medias tintas y tendrás menos todavia. Como decimos por aquí , que se creen plazas de pediatría aunque se cubran con médicos generales ..¿que ya se convocarán opes y se cubrirán con pediatras ! Si no tienes las plazas , nunca tendrás la posibilidad de tener más compañeros. Ya sabes todo es cíclico: ahora estamos abajo y luego arriba y viceversa.
Un saludo , Ana Isabel Díaz Cirujano

Rafael Jiménez Alés dijo...

Querida Ana Isabel, parece que no entiendes, que no se puede hacer un modelo de nada sin saber de que material lo vas a construir ni cuanta gasolina va a gastar. De moemnto, para poner en marcha ese fantástico modelo, que pudo ser el modelo de hace 10 años (entonces nadie se puso a hacerlo) o podrá ser el modelo de dentro de 20 años. Pero yo lo que pido es el modelo de ahora, sin renunciar por supuesto a ir mejorando el modelo. De momento quiero una vespino. Tal vez el año que viene un panda y dentro de 30 años lucharé por mi ferrari (pero uno de verdad y no un concept car). Un concept car de titanio indeformable que anda con un motor de fusión atómica de hidrógeno no puedo usarlo, porque sencillamente NO EXISTE, aunque en el papel os haya quedado un dibujo "de la ostia".

podria ser cualquiera dijo...

Creo que fue Napoleón quien decía que los hombres luchamos más decididamente por nuestros intereses que por nuestros derechos. Creo que este modelo confunde unos y otros.
Comparto con el autor del blog la sensación de que este documento plantea un modelo inviable con un tufo de idealismo utópico que habria que cuestionar. Parece más la carta a S.S.M.M. Los Reyes Magos de Oriente (lo que queremos...) que un análisis práctico de la situacion (lo que podemos...)
Si al menos hubiera una cláusula del tipo "hasta que se den las condiciones precisas para aplicar el modelo, tendremos que seguir con el modelo sálvese-quien-pueda que venimos practicando"...

Rafael Jiménez Alés dijo...

"Podría ser cualquiera" ha puesto el dedo en la llaga. Cuando escribí a los autores creo que les dije que su modelo me parecía el de la Srta. Pepis, pero he de reconocer que lo de la carta a los Reyes Magos queda más elegante. Por otra parte antes incluso de aclarar en una cláusula que "hasta que se den las condiciones..." yo hubiese propuesto soluciones que paliasen la situación, aclarando que esas medidas paliativas son las que se proponen "hasta que se den las condiciones que hagan posible este modelo" y que por tanto, deben entenderse como medidas eventuales que deben durar el menor tiempo posible. Aquí cabría la posibilidad de que en determinadas circunstancias los pediatras de AP se convirtiesen en consultores (en mi área sanitaria de unos 300.000 habitantes conté el otro día sólo 5 pediatras titulados en atención primaria)integrados en los dispositivos de apoyo, se agrupasen en centros de AP pediátricos o sencillamente pasaran al segundo nivel asistencial, donde, al menos en mi zona, también hay problemas para cubrir guardias hospitalarias. Como comprenderéis, cuando leí el modelo me dio la impresión de que los autores vivían, no ya en otra comunidad autónoma o en otro país, sino en otro planeta.

Alorza dijo...

Es cierto que las soluciones no son fáciles y que habrá que ser imaginativos.

Estamos experimentando con la aportación de ideas colaborativa, a través de la web 2.0, como verás en este artículo: cómo arreglar la sanidad pública en 7 días